Villa Alegría

Blog de opinión política

Vota diferente, vota a Pilar González

El PSA se integrará en el PA

El pasado sábado 29 de abril el Partido Socialista de Andalucía (PSA) celebró en Jerez de la Frontera un Congreso Extraordinario cuyo único punto del día era el debate y posterior votación de la propuesta de integración que tiempo atrás hizo el PA al PSA. Finalmente, tal y como se ha podido leer en los medios, la propuesta fue aprobada mayoritariamente, habiendo sólo dos abstenciones.

Esta decisión, entiendo yo, es coherente con lo planteado en el anterior Congreso celebrado en Chiclana, donde se trazó la línea a seguir para configurar un tercer espacio político en Andalucía que aunara el andalucismo, el ecologismo político y la izquierda no autoritaria.

Desde su fundación en 2001, el PSA nunca ha renunciado a sus principios nacionalistas y de izquierdas. Por aquel entonces, la aspiración era representar el nacionalismo andaluz de izquierdas en el Parlamento Andaluz y en los Ayuntamientos andaluces, marcando distancias con un PA escorado a la derecha.

Tras varios años en los que la realidad social, económica y política ha cambiando muchísimo, todos los que formábamos parte de este proyecto nos dimos cuenta de que el PSA por sí solo no era capaz de transformar o influir sustancialmente en la realidad andaluza. Es más, ni siquiera un andalucismo supuestamente unido sería capaz de lograrlo. Por ello y por cercanía ideológica, se planteó en el III Congreso del PSA la unión de los tres espacios políticos anteriormente citados.

Como primer paso ineludible, estaba la unión del andalucismo, la cual, no habría sido posible sin la dirección actual del Partido Andalucista liderada por Pilar González y el indudable cambio de rumbo ideológico que ello ha supuesto. La ponencia aprobada en el Congreso Nacional del PA celebrado en Bormujos en 2009 es la constancia escrita de ello. Allí marcaron un claro giro de su política hacia posiciones próximas a las ya defendidas por el PSA.

Pero a nadie se le escapa, que dentro del PA sigue habiendo gente poco amiga de las políticas de izquierdas por así decirlo, por lo que la integración de todos los militantes de PSA en el Partido Andalucista hará que la visión progresista del andalucismo gane apoyos y sea mayoritaria, frente a la visión desideologizada que durante demasiado tiempo ha sido la imperante en el PA.

Por último, no quiero dejar de insistir en que en el PSA se considera esta integración como un paso previo a la configuración de una nueva formación política que aune no sólo el andalucismo sino también el ecologismo político y la izquierda no totalitaria, la cual, debe perfilarse después de estas elecciones municipales.

Comienza la campaña

Hace unas horas ha empezado oficialmente la campaña electoral. Ya queda muy poquito para afrontar unas elecciones municipales muy muy muy importantes para andalucismo. Nos jugamos nuestro futuro. El 22 de mayo debe ser un hito, un punto de inflexión que marque la tendencia ascendente del andalucismo y un descenso del apoyo popular al bipartidimo centralista y corrupto que representan el PSOE y el PP. Ahora viene la fase en la que la maquinaria bipartidista se hace más patente, por eso hay que hacer un último y gran esfuerzo para llevar nuestro mensaje a todos los andaluces.

En mi caso, en Sevilla dimos el pistoletado de salida a la campaña en la Torre del Oro, donde se proyectó una cuenta atrás y el cartel electoral que pedía el voto. Como siempre hubo muy buen ambiente además de mucha ilusión porque, a pesar de continuo boicot de algunos medios, las perpectivas son bastante buenas.

¡Ladran, luego cabalgamos!

Foto: europapress.es

Ánimos y alegría en forma de vídeo

Ayer estuve en la Puerta Jerez, en pleno centro de Sevilla, donde se presentó (proyectado en la fachada de la Capilla de Don Rodrigo) el nuevo vídeo de campaña de Pilar González para las elecciones municipales del mes que viene (¡cómo pasa el tiempo!).

A mí personalmente me encantó y creo que al resto de los asistentes también. Transmite mucha esperanza, mucho estusiasmo y mucha alegría, cosas que escasean últimamente por culpa de la maldita crisis.

¡Espero que os guste!

La imputación de Torrijos

En el Día del Andalucismo

Hoy a orillas del Guadalquivir a su paso por Sevilla, entre el Puente de Triana y el del Cristo de la Expiración, se ha celebrado el Día del Andalucismo. A pesar del mal tiempo, fuimos muchos (unos 2.000 dicen) los andalucistas procedentes de todo el país los que estuvimos allí presentes.

El ambiente, como era de esperar, fue formidable. Para abrir boca disfrutamos de una magnífica actuación de flamenco, después, vino el turno de los discursos. El más esperado, evidentemente, fue el de Pilar González. A continuación, os dejo con lo más destacado, a mi juicio, del mismo:

“Los andalucistas vamos a apoyar siempre a los andaluces emprendedores.” “Por eso, desde los Ayuntamientos facilitaremos a los emprendedores, pequeños y medianos empresarios y trabajadores autónomos las mejores condiciones para crear empleo. No vamos a consentir que se sigan perdiendo empresas y proyectos de futuro en Andalucía. Y reivindicaremos, además, que los autónomos también sean considerados agentes sociales, porque su papel es imprescindible.”

“Es Andalucía la que se achica cuando en Madrid deciden que el 10% de la cuenca, formado por regatos, ramblas, riachuelos y subafluentes que vierten sus aguas (cuando la llevan) al río de Andalucía es más importante que el 90% de cuenca andaluza. En Madrid lo deciden y en Andalucía el gobierno y la oposición guardan silencio, el silencio de los sumisos o el silencio de los corderos. “Hemos ofrecido una salida a quien gobierna Andalucía aturrullado y cometiendo un error tras otro. Nuestra propuesta del 150.2 de la CE desbloquea la autonomía que pierde Andalucía si pierde el Guadalquivir.”

“Si la defensa de la radical democracia es uno de nuestros principios, la puesta en marcha de mecanismos de participación, evaluación y control por parte de los ciudadanos es una de nuestras tareas. Andalucía se construye entre todos. Los andalucistas aportamos la capacidad para el diálogo y para la cordura y señalamos con claridad a nuestros adversarios: el paro, la crisis y los problemas de los andaluces. Los andalucistas entendemos que ha llegado el final de la política sectaria y ensimismada.”

“Tenemos claro el objetivo: acabar con la corrupción porque si no ésta acabará con la democracia. Y, además, la corrupción está machacando a Andalucía. Me duele más ver iniciarse todos los informativos supuestamente serios con el titular de ‘los EREs de Andalucía’ que las estupideces del Wyoming y compañía que tienen la gracia donde las avispas, en el culo y el veneno en el aguijón.” “La corrupción tiene nombre y siglas y es responsabilidad de quienes la practican. La corrupción es inherente al bipartidismo.”

“La unidad del andalucismo es ya una realidad que hemos convertido en costumbre con esfuerzo y generosidad por parte de todos. Y todos queremos ser la mejor herramienta al servicio del pueblo andaluz. Y queremos ser juntos. La unidad de los andalucistas convierte al andalucismo en la fuerza propia de Andalucía.” “Ante los experimentos errados de las ‘casas comunes’, el andalucismo innovador como causa común es nuestro mejor compromiso con Andalucía.”

“Y quiero agradecer particularmente a los andalucistas del PSA su generosidad. Tienen claro que juntos sumamos, que juntos construimos la herramienta útil para los andaluces. El andalucismo del siglo XXI no es posible sin ellos. Ellos somos nosotros. Lo sabemos, por eso también somos innovadores.”

“Somos la opción de los andaluces despiertos.” “A ellos me dirijo. A los andaluces que quieren una opción de progreso en Andalucía, a los que miran al horizonte sin miedo pero con los pies en la tierra. A los que tienen claro que todo se consigue con esfuerzo, con capacidad, con mérito personal y que lo que necesitamos es el rumbo claro e igualdad de oportunidades. Me dirijo a los andaluces del siglo XXI. Les pido que miren este andalucismo renovado y valiente.” “Si quieren conservar lo que hay y que todo siga igual aunque las siglas cambien y las gaviotas sustituyan al puño y la rosa, nosotros no somos su opción. Nosotros queremos transformar la realidad no conservar esta Andalucía con un millón de personas en paro.”

“A los andaluces despiertos les pedimos que tengan esperanza. Es posible cambiar sin torcer a la derecha.”

“La opción no puede ser los incapaces de construir. La opción no puede ser los que tampoco creen en Andalucía, la opción no puede ser los que sólo quieren el poder para que nada cambie, salvo sus status personales. Las gaviotas son aves carroñeras, igual que los buitres.” “Los andalucistas podemos ser esperanza. Pueblo a pueblo.”

Os recomiendo, en cualquier caso, leer el discurso al completo: “Día del Andalucismo 2011” en Andalucismo con Pilar González.

Somos más y estamos más unidos

Poco a poco la ilusión y la esperanza están más y más instaladas en el corazón y la mente de los andalucistas. Las noticias que se van conociendo son, cada vez, más alentadoras. Un ejemplo que me toca de cerca es la encuesta que apareció recientemente en el Diario de Sevilla donde se le adjudicaban a los andalucistas dos concejales en Sevilla (que podrían llegar a ser hasta tres). Todos los medios en el pasado han dejado muy claro las pocas posibilidades que tenía el andalucismo de volver al Ayuntamiento de Sevilla, ahora llevados por la evidencia empiezan a tenerlo mucho más en cuenta.

Otra buena noticia es la unión de PA y PSA con otras formaciones andaluzas e independientes en una gran coalición que se llamará Espacio Plural Andaluz. Aunque en un principio en los medios se anunció esta unión circunscribiéndose sólo a la Provincia de Sevilla, lo cierto es que abarcará todo el territorio andaluz.

Aunque más adelante se conocerán más detalles, lo primero que habría que dejar claro es que esta coalición no es algo coyuntural, sino que es el germen de algo nuevo mucho más grande. Para entenderlo mejor, me gustaría que tuvieráis en la cabeza lo que desde el III Congreso Nacional del PSA en Chiclana se viene diciendo incansablemente: nuestra meta es la construcción de una fuerza política que aune el andalucismo, la ecología política y la izquierda “no dogmática” (o como oí decir, la izquierda que derribó el muro de Berlín, no la que lo construyó).

En toda Andalucía se está trabajando para alcanzar dicha meta, aunque en función del rincón de nuestra tierra en el que nos encontremos la forma de llegar a ella será distinta. Os pongo dos ejemplos: en Málaga se unieron los andalucistas de PA y PSA con ecologistas afines al proyecto EQUO y a ex-militantes de IU creando Compromiso Verde por Málaga; en Dos Hermanas, por su parte, Los Verdes de Andalucía han expresado públicamente su apoyo a la candidatura andalucista de PA+PSA. Formalmente una candidatura parece no tener nada que ver con la otra, pero en realidad las dos buscan los mismo.

Por cierto, alguno dirá, ¿qué fue de la propuesta de integración del PSA en el PA? Pues bien, sigue su curso. Aunque todavía no se ha decidido nada oficialmente (eso sucederá cuando se celebre la Convención Nacional del PSA), lo cierto es que todo parece indicar que la integración será un hecho. En abril, previsiblemente, se resolverá este asunto.

La amputación de la autonomía andaluza

Era algo que se veía venir. Los andaluces hemos sufrido un nuevo ataque a nuestro autogobierno. El Tribunal Constitucional ha anulado la competencia exclusiva que la Junta de Andalucía tenía sobre las aguas del Guadalquivir, la cual, fue aprobada por el Parlamento Andaluz, por el Congreso de los Diputados y por el Pueblo Andaluz mediante referéndum.

Curiosamente, el PSOE de Extremadura cuyos representantes en el Congreso votaron a favor de dicha competencia, fue el que en su día – sediento de centralismo y ebrio de nacionalismo español – interpuso un recurso para amputar nuestra autonomía.

Hace un par de días, el Tribunal Constitucional – el mismo cuya composición sería diferente si les diera a algunos por cumplir la ley – ha decidido que si el Estatuto Catalán tuvo recortes, el Andaluz no podía ser menos.

Todo esto resulta bastante doloroso, especialmente para los andaluces de corazón que consideramos que el Guadalquivir  no es un río cualquiera. Es el Río Grande de Andalucía, que nace y muere en nuestra tierra, y que desde que la Historia se escribe ha sido el gran vertebrador y articulador de gran parte de nuestro territorio. Tiene, por tanto, una gran carga simbólica e histórica para nosotros.

Pero los andaluces no debemos renunciar a gestionarlo… ¡el Guadalquivir es nuestro! ¡es andaluz!

Manifiesto por el Río de Andalucía

Por este motivo, esta mañana se ha celebrado un acto junto al río Guadalquivir en el que se han lanzado flores negras en señal simbólica de luto, se ha anunciado la creación de la ‘Plataforma de Andaluces por el Guadalquivir’ y se ha leído el siguiente manifiesto:

Miranda de Ebro. Aranda de Duero. San Feliú del Llobregat. Sanlúcar de Guadiana. Puente Genil. Villanueva del Río Segura… Sólo un río pierde el nombre cuando apellida el pueblo que atraviesa: Villa del Río, Almodóvar del Río. Palma del Río. Lora del Río. Coria del Río…El Guadalquivir. El Río grande. El Río con mayúsculas. El Río de Andalucía. Nos robaron el nombre. Y ahora nos roban el río.

El Tribunal Constitucional no ha tomado una decisión jurídica sino política. El año pasado denunciamos que el estatuto andaluz no quedaría indemne tras la sentencia el estatuto catalán. Hace cinco meses, intuyendo lo que iba a ocurrir, vinimos a las orillas del río en Jaén, en Córdoba, en Sevilla y en Sanlúcar de Barrameda a pedir que no mutilaran el Estatuto arrebatándonos el río. Nos iba la vida en ello. Pero ni los partidos parlamentarios que toman sus decisiones en Madrid, ni los intelectuales que opinan y escriben sobre la mercancía informativa que venden los medios estatales, nadie más vino a la orilla de nuestro río ¿Se atreverán ahora a levantar la voz a favor del Guadalquivir? Nosotros sí.

La afirmación del localismo y la negación de Andalucía deben tocar a su fin. Por sentido común. Y por justicia. Si no tienes empleo acudes al SAE. Si estás enfermo, al SAS. Si matriculas a tu hijo en el colegio, a la Consejería de Educación… La mayoría de nuestra vida cotidiana está transida por las competencias autonómicas. Más incluso que por las municipales. E infinitamente más que por las estatales. Seguro que no toleraríamos que el Estado dejara de pagar lo que debe a tu Ayuntamiento. Sin embargo, no nos duele cuando la víctima es Andalucía. Como si fuera invisible. Nos manifestamos por el Sáhara, Libia o Haití. Con razón. Pero nos cruzamos de brazos cuando pagan la mitad de la mitad de la deuda histórica con el suelo que nos sobra. O cuando nos hurtan el debate electoral solapándolo con el del Estado. O cuando nos expropian el capital de nuestras cajas… Los andaluces saben más de lo que ocurre en el País Vasco o Cataluña de lo que pasa con sus propias competencias. Y ya estamos cansados de tanto silencio impuesto.

Fuimos críticos con la redacción del art. 51 del estatuto andaluz. Y fuimos los primeros en denunciar públicamente el peligro de amputación de nuestras competencias sobre el Guadalquivir. El tiempo nos ha dado la razón. Ahora seremos los primeros en reivindicarlo y en aportar soluciones. Pero no queremos esperar más tiempo cuando la razón y el corazón nos asisten ahora. Habrán derogado la letra del artículo 51, pero su espíritu es inderogable. Y lo que fue aprobado por el Parlamento y refrendando por el pueblo andaluz no puede conchavarse en los despachos entre dos presidentes ilegítimos: el del Estado, elegido por un programa radicalmente distinto a lo que hace; y el andaluz, que ni siquiera fue elegido por el pueblo para desempeñar ese cargo. Cualquier solución debe pasar por la consulta y la opinión de todos los andaluces. Para nosotros el Guadalquivir constituye la identidad líquida de Andalucía. Y el principio de unidad de cuenca es indiscutible. Por ambas razones, debemos mantener la Agencia Andaluza del Agua. La restauración de la Confederación Hidrográfica supondría una regresión al modelo centralista ilógico y desfasado: Madrid no puede decidir sobre el 90% de nuestra cuenca. Sin perjuicio de la intervención decisoria de otras comunidades en el 10% restante, la competencia debe ser transferida por el Estado conforme al art. 150.2 de la Constitución. Y exigimos que se inicien inmediatamente en este sentido los trámites legislativos. No hacerlo antes del 22 de mayo supondría la enésima utilización de Andalucía como moneda de cambio. Probablemente la última si Andalucía recupera su expresión política. Nos robaron el nombre. Que no nos roben el Río.

PS: Por cierto, para mayor pitorreo, a raíz de esta noticia el Gran Wyoming ha protagonizado patéticamente en La Sexta una parodia ridiculizando e insultando (sí, otra vez) a los andaluces. Mi condena, mi repulsa y mi más sincero desprecio hacia este señor.

Ridiculizarnos, ésa es la forma favorita que el nacionalismo español tiene de anular nuestra conciencia y sentimiento como pueblo.

Foto: pilargonzalez-modino.blogspot.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.