Villa Alegría

Blog de opinión política

Archivos mensuales: julio 2010

No valemos para nada

Ya os podéis olvidar de un posible sector financiero andaluz fuerte. Parece ser que finalmente Cajasur quedará en manos de la caja vasca BBK. El Presidente Zapatero por fin podrá dormir tranquilo tras haberse asegurado así la aprobación de los próximos Presupuestos Generales del Estado gracias a los agradecidos votos del Partido Nacionalista Vasco.

De esta forma Andalucía siguirá imparable su camino hacia la mediocridad más absoluta. Seguirá siendo continuamente ninguneada y usada como moneda de cambio por el gobierno de turno.

Mientras tanto los andaluces, liderados por un Presidente de la Junta que no es capaz de contradecir en lo más mínimo a su jefe de Madrid, seguiremos tragando con todo.

Tengo claro que, si en el Congreso de los Diputados hubiera un grupo parlamentario andalucista, Cajasur seguiría siendo andaluza.

Anuncios

125º aniversario del nacimiento de Blas Infante

En esta semana, se ha conmemorado el 125º aniversario del nacimiento de Blas Infante. Por este motivo la Junta de Andalucía declaró al 2010 como año de Blas Infante, celebró un acto institucional en el Parlamento Andaluz y abrió de nuevo las puertas de ‘Dar Al Farah’ (Villa Alegría), la casa que Don Blas poseía en Coria del Río y que ha sido rehabilitada con más o menos fortuna (poca, diría yo).

No veo mal que se hagan este tipo de conmemoraciones, pero lo que vería bastante mal es que existiera la intención por parte del Gobierno Andaluz de sustituir el homenaje que anualmente celebra el Parlamento en agosto con motivo del asesinato del Padre de la Patria Andaluza por este que recuerda su nacimiento. Si hay una fecha que llena de contenido el mensaje de Blas Infante es la de su muerte. No obstante, me da la sensación que lo han visto claro… sustituir un acto que siempre les “fastidia” las vacaciones y de camino vaciar aún más de significado el homenaje en sí.

Otra cuestión triste es la de la absoluta manipulación del mensaje del Padre de la Patria Andaluza por parte de los partidos políticos centralistas. Es vergonzoso y patético cómo lo modifican a su antojo con tal de que “cuadre en su ideario o en su imagen publicitaria”.  Caso especialmente indignante es el del Partido Popular, cuya portavoz, Esperanza Oña, no pudo ser más hipócrita en el acto institucional  del Parlamento, algo que fue denunciado enérgicamente por Pilar González (PA+PSA).

La desunión andaluza… también en las cajas

Manuel Clavero Arévalo en su libro ‘El ser andaluz‘ incide en la idea, apoyándose en hechos históricos, de que la “la Unidad de Andalucía coincide con los momentos de su grandeza histórica y la división de su territorio con los de su decadencia”.

Son muchos los momentos históricos y también cotidianos en los que podemos comprobar fácilmente la veracidad de esta afirmación. Un ejemplo actual de esto es el asunto de las cajas de ahorros andaluzas.

En unas circunstancias como las actuales es casi obligatorio trabajar en pro de la unión de las cajas andaluzas si se quiere que Andalucía pinte algo en el panorama económico en el conjunto del estado. Aunque ha habido, hasta hace poco, diversas fusiones entre cajas andaluzas que han acabado en éxito, la verdad es que todavía no se ha llegado a dar el paso definitivo.

Como casi siempre pasa, Andalucía tiene un gran potencial en algo y lo desaprovecha a causa de la maldita y crónica desunión andaluza.

No hay más que ver los movimientos de Caja Granada, que prefiere unirse con cajas de otras comunidades y poner la sede común en Madrid antes que unirse con las andaluzas y dejar la toma de decisiones en Andalucía.

Habrá que ver también cómo acaba la pretendida fusión entre Cajasol y Unicaja, ahora obligadas por las circunstancias a entenderse incluso para pujar por Cajasur. Los anteriores intentos fracasaron por culpa de los localismos y provincialismos. Todo el mundo discutía sobre dónde se encontraría la sede y nadie hablaba de lo realmente importante. Ahora está volviendo a pasar lo mismo. A mí, sinceramente, me importa un pimiento dónde esté inscrita la sede social. Lo importante es que las decisiones se tomen en Andalucía.