Villa Alegría

Blog de opinión política

Archivos mensuales: agosto 2010

LXXIV aniversario del asesinato de Blas Infante

Otra opinión más sobre los toros

Es sin duda el tema de moda de este verano. La prohibición de las corridas de toros en Cataluña ha provocado innumerables opiniones para todos los gustos. Será difícil, por tanto, añadir algo nuevo a todo lo que se está diciendo en torno a este tema. En cualquier caso, lo voy a intentar.

En primer lugar, diré que no recuerdo ningún instante de mi vida en el que no haya odiado las corridas de toros. Es fácil adivinar, por tanto, que la idea de abolirlas me encanta. Mi opinión, en realidad, no difiere demasiado con la de cualquier habitante medio de Munich o de Amsterdam, por poner dos ejemplos cualquiera, que se preguntan cómo es posible que un “espectáculo” semejante siga existiendo en una sociedad occidental y avanzada.

De todos los argumentos usados por los protaurinos para defender la existencia de las corridas de toros, el más usado y el que menos entiendo es el de la “tradición”. No sé por qué siguen pensando que lo tradicional es sinónimo de algo bueno, ignorando que ha habido tradiciones nefastas a lo largo de la historia. Cazar zorros en Inglaterra o tirar cabras por un campanario, han sido costumbres arraigadas durante siglos, pero prohibidas por su inhumanidad.

Entre mis razones para estar en contra de los toros no está la supuesta españolidad de la “fiesta”. Muchos – protaurinos y nacionalistas catalanes – han querido identificar los toros con España. Algo absurdo a mi juicio, pues ni en toda España hay corridas de toros (véase Canarias), ni sólo en España existen corridas de toros.

En cuanto a la ley en sí, cabe decir que es bastante hipócrita, pues sigue manteniendo “espectáculos” con mucho arraigo en Cataluña en los que el toro sigue sufriendo.

Para mí sería un sueño que las corridas de toros – y demás “fiestas” – se abolieran en todo el planeta. Sé que en el caso concreto de Andalucía es bastante complicado que esto suceda a corto o medio plazo. El arraigo y la afición que aquí existe es infinitamente más grande que la que hay en Cataluña o en Canarias. Creo, por tanto, que luchar actualmente  por la abolición de las corridas de toros en Andalucía sería ponerse un listón demasiado alto. Habría que buscarse metas algo más alcanzables que nos hagan avanzar hacia la buena dirección.

Una primera gran meta – nada fácil tampoco – sería conseguir que la industria del toro dejara de recibir millonarias subvenciones de las administraciones públicas. Algo con lo que, en estos tiempos de reducción drástica de presupuestos, creo que estaría de acuerdo la inmensa mayoría de andaluces.

Enrique Iniesta, descanse en paz

En la madrugada del 31 de julio al 1 de agosto falleció Enrique Iniesta Coullaut-Valera, persona muy importante y muy querida en el mundo del andalucismo por ser el primer y más importante investigador y biógrafo de Blas Infante. Sin él, el conocimiento que hoy tenemos de la figura del Padre de la Patria Andaluza y de su obra sería infinitamente menor.

Por ello me uno a la petición que ha hecho Pilar González (PA+PSA) a la Junta de Andalucía para que Enrique Iniesta reciba a título póstumo la Medalla de Andalucía.

A continuación os dejo, además, con la necrológica escrita por Manuel Ruiz Romero, miembro del Centro de Estudios Históricos de Andalucía (CEHA):

ENRIQUE INIESTA COULLAUT-VARELA. TEÓLOGO DE LA LIBERACIÓN ANDALUZA. ESCOLAPIO, EDUCADOR, ESCRITOR, PERIODISTA Y BIÓGRAFO DE BLAS INFANTE.

Enrique Iniesta (Madrid 1930-Pamplona 2010), fue nieto del conocido escultor Lorenzo Coullaut-Valera (1876-1932); sobrino del literato Juan Valera (1824-1905), e hijo del reconocido violinista Enrique Iniesta. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Complutense de Madrid, y estudió Teología y piano.

Ha dedicado más de cincuenta años de vida a Jesucristo desde los Escolapios, donde se ha prodigado como educador en valores cristianos y sociales en las aulas de los colegios de Granada y Sevilla, espíritu que ha desarrollado además por innumerables centros educativos y sociales, dentro y fuera de su Orden. Ha sido párroco de la Iglesia del Carmen en la popular Carretera Su Eminencia de Sevilla, participando con su labor pastoral de las reivindicaciones de un barrio popular como el hispalense Cerro del Águila.

Ha sido Pregonero de la Semana Santa de Granada en 1997 e inspirador de la Peregrinación extraordinaria a Roma de la Cofradía del Cristo de la Expiración y María Santísima del Mayor Dolor. El 18 de junio del año 2000, el palio con dicha Virgen bailó por la Plaza de San Pedro en la ciudad del Vaticano. Además de multitud de conferencias, ha predicado en multitud de Quinarios, Exaltaciones, Triduos y Funciones de muchas Hermandades andaluzas como defensor de la religiosidad popular andaluza de la que ha sido apasionado y estudioso. Ha realizado una extraordinaria labor en pro de las Hermandades y Cofradías andaluzas siendo pregonero en numerosas localidades andaluzas. Es Hermano Mayor honorario de la Hermandad de los Escolapios de Granada, entidad de la que también ha sido pregonero y consiliario. Precisamente, en reconocimiento a esta ingente y pedagógica labor, fue la Federación de Hermandades y Cofradías de la Semana Santa de Granada quien elevó propuesta para que recibiera el Diploma de la Ciudad, distinción que el Ayuntamiento concedió.

Destacó como investigador y divulgador de San José de Calasanz, siendo fundador y director de la Revista de Pastoral Juvenil de la Orden. Como periodista, ha colaborado con medios, tanto escritos como radiados, y es el responsable de numerosas voces para la Gran Enciclopedia de Andalucía. Participó de forma permanente en cabeceras como Tierras del Sur, Nueva Andalucía, ABC de Sevilla, El País, Razón y Fe, Diario 16, Revista Calasancia, El Correo de Andalucía, Ideal de Granada y Andalucía Libre, siendo director de esta última. Como escritor, ha recibido también algunos premios literarios: El Premio Monserrat de los Benedictinos y dos Premios Albahaca de leyendas sevillanas. Miembro de la casa de escritores Escolapios de Madrid y fundador en esta ciudad de la Sociedad Universitaria.

Ha sido promotor desde Sevilla de la librería El Toro Suelto que, como sociedad cooperativa, divulgó el tema o el autor andaluz dentro y fuera de la geografía andaluza. Fue también uno de los firmantes del Manifiesto Dos de Enero, apoyando decididamente la reconversión de la llamada Fiesta de la Toma de Granada hacia una jornada para el encuentro de diferentes culturas y religiones.

Fue de los primeros investigadores en abordar a Blas Infante Pérez cuando aún era un desconocido. Pionero en acceder a sus manuscritos inéditos conservados en su casa de Coria del Río. Fruto de lo cual es la catalogación y publicación de dicho fondo, tres volúmenes biográficos de quien es considerado por el Parlamento de Andalucía como por el Congreso de los Diputados como Padre de la Patria Andaluza, además de innumerables artículos, folletos, actos, seminarios y conferencias divulgativas que podrían alcanzar una cifra muy cercana al millar. Ha participado además en numerosos Simposium, Jornadas y Congresos sobre Andalucismo Histórico. Su trilogía biográfica sobre Infante (Toda su verdad), ha marcado un antes y un después en el conocimiento del notario de Casares.

Recibió el Premio a los Valores Andaluces en 1993 por Asociación Cultural Almenara, el Premio 4 de Diciembre por la Asociación Andalucía Ahora en 2000, la medalla de oro del Andalucismo y el Premio de la Asociación el Patio del Pozo de Puerto Real en 2006.

Ha sido promotor del Centro de Estudios Históricos de Andalucía, entidad de la que actualmente es Presidente de honor, de la Fundación Andalucía que impulsó bajo los auspicios de la Orden Calasancia y ha pertenecido a la Fundación Blas Infante. Precisamente, desde el CEHA se inicio el 2008 sin éxito una campaña para que le fuese concedida la Medalla de Andalucía, siéndole finalmente otorgada la Medalla de la Provincia de Sevilla.

Su dilatada e intensa trayectoria investigadora como trabajador incansable, en relación a la orden de Calasanz, la religiosidad andaluza, la educación popular, la sensibilidad literaria, Andalucía y el mismo Blas Infante, se condensa en un ingente repertorio de publicaciones que se superan el medio centenar.

Educador de todos y amigos de sus amigos, andaluz a tiempo completo y cristiano valiente y comprometido: su semilla sigue viva en muchos andaluces de conciencia. Descanse en paz.

Foto: pilargonzalez-modino.blogspot.com