Villa Alegría

Blog de opinión política

Archivos mensuales: enero 2011

La excusa perfecta

Esta maldita crisis, definitivamente, no trae nada bueno. Aunque no es eso lo que debe pensar Aznar, especialista él en sacar rendimiento a todo lo objetivamente malo.

Si en su día cuando gobernaba este señor utilizó el terrorismo de ETA para demonizar a los nacionalismos llamados “periféricos” para así angelizar al español, ahora utiliza la crisis y la obligada austeridad en el gasto público para plantear el adelgazamiento de poder de la Comunidades Autónomas y la devolución de competencias al Estado.

A Aznar se le ha unido el resto del nacionalismo españolista que anhela descafeinar en todo lo posible las autonomías para, en última instancia, hacerlas desaparecer.

Es evidente que las administraciones autonómicas (y no sólo éstas) necesitan mil ajustes para ganar en eficacia y para que éstas nos sean más baratas a los contribuyentes (haya o no crisis). Pero esto no tiene absolutamente nada que ver con el hecho de poseer más o menos competencias.

A mi juicio, si hay unas administraciones que sobran son las Diputaciones Provinciales, las cuales, resultan caras sin apenas poseer ya competencias. Éstas son perfectamente transferibles a otras administraciones u organismos ya existentes sin perder eficacia, y con ello, nos ahorraríamos en el caso de Andalucía 2.000 millones de euros al año. Eso sí, mandaríamos al paro a más de un alto cargo enchufado…

Adiós a los malos humos

Ya ha entrado en vigor la famosa, y anheladísima por mí, ley antitabaco. Llevo tanto tiempo esperándola que apenas me lo creo.

Muchos han sido los años en los que ir a un restaurante o a un bar significaba respirar el humo que otros echaban sin que a ellos les importara un pimiento perjudicar la salud de los que les rodeábamos. Por no hablar de las dificultades para respirar, las ronqueras al día siguiente y del asqueroso olor que se te quedaba en el cuerpo y en la ropa. Todo eso, ya es historia.

Todavía hay muchos que hablan de su “derecho a fumar” y para argumentarlo sacan a relucir su “talante democrático” para decir que quien no quiera respirar humo que se quede en su casa. Su egoísmo no les deja ver que el derecho a proteger nuestra salud está muy muy muy muy por encima de su deseo de fumar.

Era algo que hacía falta. De la misma forma que todos los bares, restaurantes y hoteles deben cumplir obligatoriamente normativas como, por ejemplo, la de contraincendios con el objetivo de preservar la seguridad de las personas que se encuentran en su interior, veo igualmente necesario que exista otra norma de obligado cumplimiento para preservar, esta vez, la salud de esta misma gente.

No obstante, no todo es perfecto. Creo que es perfectamente comprensible la reclamación de muchos hosteleros y dueños de restaurantes que se quejan del dinero invertido en sus establecimientos para adaptarlos a la anterior ley antitabaco. Se echa de menos algún tipo de compensación para estos negocios.

No creo, en cualquier caso, que el sector de la restauración vaya a perder dinero. Al menos, eso es lo que indican los datos y la experiencia en los países más avanzados del mundo que ya tenían una ley parecida. De la misma forma que ahora nos parece impensable ver fumar en un hospital o en un avión, dentro de no mucho tiempo nos parecerá increíble que antes tuviéramos que aguantar el humo del tabaco mientras comíamos en un restaurante.

Creo que llegará el día en el que todos, incluídos los fumadores, veamos a esta ley como un gran avance.

PS: Por cierto, si detectáis que algún establecimiento se salta a la torera la ley antitabaco, os animo a que lo notifiques en la página web que FACUA ha facilitado para tal propósito.